Los usuarios del huerto urbano dejan en segundo término lo que para los agricultores profesionales es más importante como minimizar el tiempo dedicado y aumentar la productividad.

Para nosotros lo que pasa a riguroso primer término, es la ilusión de comer lo que uno mismo ha cultivado, la diversidad de la producción, y el valor didáctico y creativo de la actividad.................. A disfrutar


06 febrero 2008

La Poda

Comprado el frutal joven, un plantón con 1 ó 2 años de edad, se planta y se entutora. Despues durante los 3 ó 4 primeros años deberás formarlo mediante poda.
Si lo dejas crecer libremente, sin poda alguna, adquirirá su porte natural y eso casi nunca conviene.


Debes intentar conseguir los 3 objetivos siguientes:
  1. Obtener un armazón de ramas sólido que soporte bien el peso de la cosecha y el viento.
  2. Conseguir una copa bien iluminada. Un árbol frutal no puede estar enmarañado, sino tener las ramas distribuídas por todo el espacio quedando el interior más o menos aireado y recibiendo luz. Es muy importante que llegue el sol a la fruta en toda su copa, también por dentro, si no, la producción quedará únicamente en la parte exterior y será menos dulce (sin sol sobre ella). Además, si la densidad de la vegetación dificulta la iluminación y la ventilación interna de la copa, ésta no se renueva y envejece rápidamente.
  3. Por último, con la poda de formación, decidimos si tener un árbol con tronco corto o tronco largo, descabezando al plantón más arriba o más abajo.El tronco corto (menos de 1 m.) es mucho más cómodo porque no es necesaria la escalera para podar, aclarar frutos, recolección, etc.. La fruticultura comercial e intensiva se decanta por esta opción. Pero en jardines pequeños, un frutal con tronco corto puede ocupar bastante espacio. El árbol en pie alto (más de 1 m. desde el suelo hasta las primeras ramas) permite el cultivo asociado de verduras y hortalizas debajo de la copa, aunque no es muy recomendable por la competencia entre las plantas por el agua y los nutrientes y porque las labores pueden dañar las raíces superficiales del árbol. Este tipo de árbol precisa el uso de escaleras para poda, aclareo, recolección, etc. y tarda más años que el pie bajo en empezar a dar fruta.

Una vez el árbol ya ha adquirido su porte y edad necesarios para la producción de fruta nos limitaremos a realizar las podas de fructificación o producción, encaminadas a la correcta fructificación y no a la formación del árbol propiamente. Éstas consisten en la selección y aclareo de los brotes portadores de yemas de flor, en la reducción de ramas demasiado cargadas de brotes de flor. Así como en el aclareo de los frutos recién cuajados, sobretodo en los frutales de hueso.

La regla del corte correcto consiste en seguir los parámetros siguientes:


- el corte debe ser lo más pequeño y limpio posible, sin provocar astillados, melladuras o aplastamientos sobre los tejidos

- debe estar a la distancia justa del tronco en el caso de ramas gruesas o justo por encima de una yema leñosa y orientada hacia el exterior.

- el corte debe ser inclinado y en el sentido opuesto de la yema

Y por último, las herramientas básica que necesitamos son:

Tijera de podar:herramienta básica de mano para podar las ramas de los árboles frutales. Es imprescindible que sean de buena calidad.

Tijera de percha:para la poda de las ramas más altas de los árboles. Puede alcanzar alturas de hasta 5 m.Serrucho de poda:para trabajos avanzados de poda de árboles frutales. Se recomienda restringir su uso a aficionados con conocimientos medios.

Cuchillo curvado: sirve para para realizar cortes de injerto.

Trituradora: para triturar todos los restos de nuestro huerto y del jardín. Los restos obtenidos se pueden reconvertir en compost. Es imprescindible en la horticultura y jardinería moderna.

0 comentarios: