Los usuarios del huerto urbano dejan en segundo término lo que para los agricultores profesionales es más importante como minimizar el tiempo dedicado y aumentar la productividad.

Para nosotros lo que pasa a riguroso primer término, es la ilusión de comer lo que uno mismo ha cultivado, la diversidad de la producción, y el valor didáctico y creativo de la actividad.................. A disfrutar


22 abril 2014

CULTIVAR PATATAS ECOLOGICAS


El cultivo de la patata se originó en la cordillera andina, donde esta planta evolucionó y se cruzó con otras plantas silvestres del mismo género, presentando una gran variabilidad.
La patata llega a Europa en el siglo XVI por dos vías diferentes: una fue España hacia 1570, y otra fue por las Islas Británicas entre1588 y 1593, desde donde se expandió por toda Europa.
Realmente el desarrollo de su cultivo comienza en el siglo XVIII, a partir de producciones marginales y progresivamente va adquiriendo cierta importancia transcurridos 200 años.

Tipo de Tierra

Las papas o patatas pueden desarrollarse desde suelos con Ph 4,6 para arriba. Lo que nunca se debe hacer es poner cal a la tierra donde se van a plantar. Estas prefieren suelos ricos en potasio y fosfato. A esta planta le gustan los suelos bien drenados y húmedos.

Si quieres cultivar patatas en tu huerto ecológico debes comenzar a pensar en la tierra. Por fortuna, las patatas no son exigentes con las condiciones del suelo y así es como sólo hay que evitar los terrenos compactos y pedregosos porque los órganos subterráneos no pueden desarrollarse debido a los obstáculos que encuentran. Lo ideal son los suelos bien mullidos y aireados, sin huecos y terrones, para así favorecer el desarrollo radicular.
Es altamente recomendable, el otoño anterior al cultivo, incorporar estiércol o compost a la tierra donde se van a plantar las papas o patatas. 45 kg de estiércol o compost por 10 m^2 es suficiente. Esto se hace para suplir el potasio y fosfato que van a necesitar.

En cuanto a la temperatura óptima para el buen crecimiento de tus patatas, hablamos de un cultivo sensible a las heladas por lo que debes evitar el frío excesivo para que entonces los tubérculos se desarrollen correctamente. Por otra parte, una temperatura demasiado alta también afecta al cultivo que entonces queda más expuesto a plagas y enfermedades.
Al momento de la siembra, el suelo debe tener una temperatura superior a los 7ºC. Lo mejor es plantar los tubérculos enteros y elegir aquéllos con un tamaño superior a los 30 gramos. Habrá que cavar la tierra con un azadón hasta formar surcos con una separación de un metro entre uno y otro. La profundidad al momento de plantar debe ser de 7 a 8 cm y puedes plantar los tubérculos enteros o bien partes de éstos. Si los cortas es importante poner la parte cortada hacia el suelo y las yemas hacia arriba.


-Época de plantación.

La época de plantación varía de unas zonas a otras, resultando fundamental para el éxito del cultivo. Esta decisión se basa en el estado de humedad del suelo y en su contenido en agua.
Es recomendable que la plantación sea precoz en el cultivo de variedades tardías con el fin de asegurar una buena tuberización.
En el cultivo de la patata de primor la fecha de plantación debe tener en cuenta los riesgos de heladas tardías en la zona de cultivo.

-Profundidad de siembra.

La profundidad de siembra deberá estar en torno a los 7-8 cm., profundidades mayores retardan la emergencia y profundidades superficiales incrementan el riesgo de enverdecimiento.

La plantación se puede realizar de forma manual o mecanizada mediante plantadoras automáticas.
En regiones donde se producen cultivos de primor se realiza la plantación semiautomática con patatas de siembra pregerminadas en cajas.

-Densidad de plantación.

Los tubérculos se colocan sobre los surcos a una distancia de 0.5-0.7 m, separándose los golpes entre 0.3-0.4 m, lo que supone una densidad de plantación aproximada entre 35000 y 66000 tubérculos/ha., si la plantación es de regadío se podrán alcanzar densidades mayores.

La elección de la densidad de plantación no tiene repercusión directa sobre el rendimiento global de la producción, aunque si la densidad es muy elevada, puede dar lugar a tubérculos más pequeños, debido a una mayor competencia por la luz, agua y nutrientes.

-Material de siembra.La plantación se realiza mediante tubérculos enteros o partes de éstos.
Lo ideal es plantar tubérculos enteros, de tamaño superior a los 30 gramos; los tubérculos de siembra no deben trocearse más que en dos porciones con un corte limpio, en la que se obtengan dos porciones iguales tanto en tamaño como en el número de yemas.

Las patatas de siembra gruesas dan muchos tubérculos de tamaño medio, y las pequeñas con pocas yemas, producen pocos tubérculos, pero suelen ser de gran tamaño.
La cantidad de material vegetal empleada varía en torno a los 1000 y 4000 Kg/ha, aunque es más común que varíe entre 1000 y 2500 Kg/ha. Esta cifra depende de la densidad de plantación y del peso del tubérculo de siembra.


- Riego – Agua

A las papas o patatas les gusta tener el suelo siempre húmedo, por lo cual, hay que regarlas, dependiendo del clima, alrededor de 3 veces por semana. Cuando éstas florecen requieren de más agua, por lo cual se recomienda aumentar el riego en este período.

Cómo cosechar la patata: 


Realizaremos la cosecha de la patata cuando observemos que la planta empieza a marchitarse, tras la floración. Para cosecharla, se arranca primero la mata, se deja a un lado y se cava cuidadosamente con una azada  para desenterrar los tubérculos. Después hay que dejarlos unas horas al aire libre para que se sequen protegiéndolos del sol con las matas que arrancamos.




Asociaciones favorables:

 
La patata viene muy bien después de un cultivo de cereales y congenian bien con leguminosas (guisantes, habas o judías) y con coles y espinacas. Por el contrario, no les favorece la presencia de girasoles, remolachas o tomateras.
En cuanto  a las rotaciones, debe de respetarse un ciclo de rotación de cuatro o cinco años antes de volverlas a sembrar en la misma parcela.




0 comentarios: